Quintana Roo se ha convertido en la segunda entidad con mayor deforestación en México, con una pérdida de 34,937 hectáreas de selva mediana y alta entre 2017 y 2022. 

Chetumal (Marcrix Noticias)- El reporte “Unidades de Superficie Deforestada” del Censo Agropecuario 2022 revela que de las 34,937 hectáreas de selva perdida en Quintana Roo, sólo 6,182 fueron por causas naturales, principalmente incendios. La mayor parte de la deforestación se debe a cambios de uso de suelo para la agricultura extensiva, la explotación de maderas preciosas y la construcción tanto pública como privada.

Los principales impulsores de la deforestación en la península de Yucatán incluyen:

  • Industrias extractivas como la agroindustria y la ganadería extensiva
  • Mega granjas de cerdos y aves
  • Expansión de la industria turística e inmobiliaria
  • Parques de generación de energías renovables
  • Mega proyectos de infraestructura como el Tren Maya y sus obras complementarias

 El “Reporte de Evaluación de la Deforestación en la Península de Yucatán”, realizado por el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), indica que la tasa anual de deforestación en Quintana Roo ha aumentado un 1.8%, en contraste con la tasa nacional de apenas 0.1%. En 2021, se registró una pérdida diaria de 196 hectáreas de selva, una tendencia preocupante para la región.

 La continua deforestación tiene implicaciones graves para el ecosistema y la biodiversidad de Quintana Roo. El CCMSS advierte que si esta tendencia continúa, se espera que en los próximos dos años se pierdan al menos 97,000 hectáreas adicionales de selva, una cifra que superará las áreas verdes perdidas por Chihuahua entre 2017 y 2022, que ocupa el primer lugar nacional con la mayor cantidad de bosque perdido.

 El reporte también señala que la reducción del presupuesto operativo de las instituciones encargadas de la protección del medio ambiente, el desmantelamiento de sus estructuras y la violación del debido proceso y del marco normativo durante la construcción de mega obras han limitado la capacidad de estas instituciones para cumplir con sus responsabilidades y garantizar el cumplimiento de la ley y los derechos humanos conexos.

Es imperativo que se tomen medidas urgentes para frenar la deforestación en Quintana Roo y proteger sus selvas. La colaboración entre el gobierno, las organizaciones civiles y la comunidad es esencial para desarrollar y aplicar estrategias sostenibles que preserven los recursos naturales de la región para las futuras generaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Gracias por Visitarnos !!