Los lancheros enfrentan costos elevados por el traslado de sus embarcaciones y algunos sufrieron daños significativos.

Cancún (Marcrix Noticias)- Una vez que pasó el peligro de los vientos intensos derivados por el paso del huracán Beryl por las costas de Quintana Roo, embarcaciones menores empezaron a regresar al puerto, en espera de que Capitanía de Puerto autorice que vuelvan a salir a la mar.

Martín, uno de los trabajadores de las embarcaciones comentó que el costo por movilizar las embarcaciones es de mil pesos para llevarlas a un refugio seco y seguro y otros mil pesos para regresarlas, pero por la gran cantidad de embarcaciones les cobraron mil 600.

Comentó que algunos lancheros no quisieron llevarse a sus embarcaciones y solo las acomodaron sobre la playa, pero no resistieron el aire y por lo menos dos quedaron despedazadas, con daños de hasta 800 mil pesos cada una.

Dijo que al momento Capitanía de Puerto no les ha autorizado la salida al mar, pero confían en que para este domingo las condiciones climatológicas lo peritan y ya puedan salir a hacer servicios turísticos.

Durante todo el día de este sábado, las grúas de la compañía Andrés Quintana Roo hicieron diversos viajes para regresar a todas las embarcaciones, por lo que anticipó que el día se les irá muy rápido.

Por su parte, lancheros que se arriesgaron y dejaron sus lanchas sobre la playa, hicieron diversas maniobras para bajar sus embarcaciones y estar listas para la reapertura del puerto para embarcaciones menores, lo cual les permitirá reactivar su economía, ya muy dañada.

error: Gracias por Visitarnos !!