Un obispo australiano fue acusado de violación y atentado al pudor, que lo convierten en uno de los dirigentes católicos de más alto rango en enfrentar crímenes sexuales en el país. 

El obispo emérito Christopher Alan Saunders fue detenido la noche del miércoles en Australia Occidental tras una investigación interna del Vaticano que accionó a la policía encargada del abuso infantil.

La policía dijo que el prelado fue acusado de 14 cargos de atentado al pudor y cargos de penetración sexual sin consentimiento, un término legal para referirse a la violación.

El hombre de 74 años, quien deberá presentarse el jueves al tribunal, también enfrenta tres cargos de «trato indecente con un niño» de entre 16 y 18 años.

Los documentos judiciales demuestran que las supuestas ofensas de Saunders ocurrieron entre 2008 y 2014.

Saunders presidió por más de 20 años la diócesis de Broome, una región costera del noroeste de Australia con remotas comunidades aborígenes.

Renunció en 2020 al cargo de obispo cuando la prensa local divulgó las primeras denuncias de abuso sexual, aunque mantuvo el título de «obispo emérito».

Una investigación policial preliminar no encontró suficiente evidencia para acusar a Sauders, quien ha insistido en negar las denuncias.

Pero ante los crecientes rumores entre el clero, el Vaticano abrió en 2022 su propia investigación bajo las nuevas atribuciones creadas por el papa Francisco.

Los poderes «Vos estis lux mundi» (Eres la luz del mundo, en latín) fueron creados en 2019 para ayudar a la Iglesia a investigar las denuncias de abuso sexual al más alto nivel.

Los hallazgos de la Iglesia fueron compartidos con la policía, que reabrió su investigación.

El fallecido cardenal australiano George Pell fue encarcelado por cargos de abuso sexual en 2019, pero fueron descartados al año siguiente.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Gracias por Visitarnos !!