Las fotos del lugar de los hechos mostraban cadáveres en el suelo cubiertos con telas y los restos de un cohete con las palabras «Para los niños

Ucrania (Marcrix Noticias).- Al menos 50 civiles murieron luego de que un misil ruso cayera en la estación de tren en la ciudad de Kramatorsk, al este de Ucrania, informaron las autoridades ucranianas, al tiempo que advertían que esperaban encontrar más pruebas de posibles crímenes de guerra en partes del país que anteriormente estuvieron en manos de las tropas de Rusia.

Las fotos del lugar de los hechos mostraban cadáveres en el suelo cubiertos con telas y los restos de un cohete con las palabras «Para los niños» pintadas en ruso. La fiscalía general de Ucrania dijo que alrededor de cuatro mil civiles estaban en la estación y sus alrededores, la mayoría de ellos mujeres y niños. El gobierno ucraniano había estado pidiendo a la gente que abandonara la zona ante una esperada nueva ofensiva de las fuerzas rusas en el oriente del país.

El Ministerio de Defensa ruso negó haber atacado la estación en Kramatorsk, una ciudad en la disputada región de Donbás en Ucrania, pero el presidente Volodymyr Zelensky, y otros funcionarios ucranianos acusaron al ejército ruso de atacar deliberadamente un lugar donde solo se reunían civiles.

«Los rusos inhumanos no cambian sus métodos. Sin la fuerza ni el valor para enfrentarnos en el campo de batalla, destruyen cínicamente la población civil», dijo el presidente en redes sociales.

«Esto es un mal sin límites. Y si no se castiga, jamás se detendrá»

El ministro de Defensa de Gran Bretaña, Ben Wallace, denunció el ataque y dijo que «atacar a civiles y a la infraestructura crítica es un crimen de guerra».

«Estos eran misiles de precisión dirigidos a personas que intentaban buscar refugio humanitario», declaró Wallace.

Pavlo Kyrylenko, el gobernador regional de Donetsk, que se encuentra en Donbás, dijo que 50 personas murieron, entre ellos cinco niños, y que muchas decenas más resultaron heridas.

«La gente únicamente quería escapar para la evacuación», declaró la fiscal general Iryna Venediktova mientras visitaba Bucha, una ciudad al norte de Kiev, la capital de Ucrania, donde periodistas y ucranianos que regresaban a sus hogares descubrieron decenas de cadáveres en las calles y en fosas comunes después de que las tropas rusas se retiraron.

Tras fracasar en su intento de tomar la capital, Rusia se ha enfocado en Donbás, una región industrial de mayoría rusófona en el este de Ucrania, donde rebeldes respaldados por Moscú combaten a las fuerzas ucranianas desde hace ocho años y controlan algunas zonas. La estación de tren está ubicada en territorio controlado por el gobierno.

Las autoridades ucranianas advirtieron esta semana a los residentes que se fueran lo antes posible a partes más seguras del país y dijeron que ellos y Rusia habían acordado múltiples rutas de evacuación en el este.

En su discurso nocturno, Zelenskyy pronosticó que luego de los revelados en Bucha, habría más hallazgos macabros en poblaciones del norte de las que se retiraron los rusos para concentrarse en el este.

Cientos de personas han huido de las aldeas de las regiones de Mikolaiv y Jersón que están bajo ataque u ocupadas por los rusos.

Naciones Unidas calcula que la guerra ha dejado al menos 6.5 millones de desplazados internos. Su agencia para los refugiados, ACNUR, dijo que más de cuatro millones de personas han escapado del país desde el inicio del operativo ruso el 24 de febrero, en la mayor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

La Organización Internacional para las Migraciones, que hace un seguimiento no solo de los refugiados sino de todas las personas que se ven obligadas a dejar sus hogares, calcula que más de 12 millones de personas están varadas en zonas bajo ataque.

👉Síguenos en Facebook

MarcrixNoticias1👇

www.facebook.com/MarcrixNoticias1/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Gracias por Visitarnos !!