Autoridades tamaulipecas ordenaron cerrar para hoy el acceso a la playa Bagdad, en Matamoros, ante los posibles efectos de Beryl, e iniciaron los protocolos de seguridad para estar al pendiente de más de seis mil habitantes que también pudieran verse vulnerables.

La hasta ayer tormenta tropical Beryl se desplaza sobre el golfo de México.

Para hoy, el ciclón tropical Beryl mantendrá su desplazamiento sobre el noroeste del golfo y podría intensificarse a huracán categoría 1, aproximándose a la costa norte de Tamaulipas. La circulación de Beryl ocasionará lluvias puntuales intensas en Tamaulipas (norte), además de rachas muy fuertes de viento, oleaje elevado y posible formación de trombas marinas en la costa de dicho estado.

Héctor Villegas, secretario de Gobierno de Tamaulipas, explicó que si bien el riesgo ya no es latente todo se puede esperar, por lo que están a la expectativa por si toma un nuevo un giro a las costas del estado como en un principio.

De acuerdo con el análisis de Conagua, el fenómeno entraría la madrugada de mañana en la zona sur-centro de Texas como categoría 1, con vientos de 140 kilómetros por hora y ráfagas de 175.

De ser así, las lluvias serán de moderadas a fuertes y además de Matamoros alcanzará a Valle Hermoso.

CNH EMITE ALERTA EN ESTADOS UNIDOS

Por su parte, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos emitió ayer alertas de huracán y mareas de tormenta en la región costera de Texas, debido al avance de Beryl.

En tanto, para México se prevén lluvias muy fuertes con puntuales intensas (75 a 150 mm): Tamaulipas y Chiapas.

Lluvias fuertes con puntuales muy fuertes (50 a 75 mm): Durango, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Morelos, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

LA MARINA MANTIENE AYUDA

El Plan Marina de la Semar en su fase de auxilio tras el impacto de huracán Beryl continúa los estados, brindando apoyos de remoción de escombros y obstrucciones en vías.

Personal adscrito a la Novena Región Naval, con sede en Isla Mujeres, Quintana Roo, brindó apoyo con la remoción de aproximadamente 10 toneladas de escombro. Asimismo, se mantiene la limpieza de basura en vialidades, trabajos de desazolve y desagüe en caminos inundados.

Por Raúl Flores

EJÉRCITO Y GN SIGUEN EN ACCIÓN

Con el paso del huracán Beryl por la península de Yucatán, 8 mil 601 efectivos del Ejército, Fuerza Aérea y la Guardia Nacional se encuentran aplicando los planes DN-III-E y GN-A en su fase de recuperación en beneficio de los afectados.

El personal desplegado se encuentra dando seguridad a 656 personas que siguen en 32 albergues, donde se han distribuido dos mil 842 raciones calientes y cinco mil litros de agua. Retiraron árboles caídos.

Por Raúl Flores.

Choza en una comunidad de Quintana Roo.

ARMAN PROTOCOLO EN CASO DE CICLONES EN QUINTANA ROO

Desde la mañana del 4 de junio, un vehículo de perifoneo anunciaba por las calles de Tulum la llegada del huracán Beryl de categoría 2, al estado.

Alerta roja; peligro máximo, dentro de unas horas el huracán tocará tierra; no te arriesgues, asegura puertas y ventanas y quédate en casa”.

Ante el llamado, la familia Ramírez se preparaba para recibir a Beryl. Con la experiencia de vivir en una zona vulnerable a fenómenos meteorológicos, habían aprendido la importancia de la preparación y la calma frente a estas situaciones.

Desde que se anunció la alerta naranja, Miguel, el padre de familia, se encargó de asegurar las ventanas con tablones de madera mientras su esposa, Ana, organizaba provisiones y documentos importantes en una mochila. Los hijos, Luis y Sofía, ayudaron a recoger todo lo que podría volar con el viento y colaboraron en la limpieza del patio para evitar obstrucciones que pudieran acumular agua.

Don Miguel relata que, en medio de los preparativos, empacando linternas y pilas adicionales, su hija Sofía preguntaba con cierto nerviosismo: “¿Creen que va a ser fuerte?”.

Tranquilizando a sus hijos, don Miguel les dijo: “Según los pronósticos, será categoría 1 o 2 cuando toque tierra. Aunque dicen que entrará arriba de Tulum, no debe ser tan fuerte como otros que hemos pasado”.

Con las últimas preparaciones terminadas, la familia se refugió en su casa esperando el impacto del huracán. A medida que la noche avanzaba, el viento comenzó a aumentar y la lluvia se hizo más intensa. Estaban preparados con alimentos no perecederos, agua embotellada y mantas para pasar la noche, y para sobrellevar los días de escasez posteriores.

Alrededor de las cinco de la mañana del viernes, el sonido del viento aullando y la lluvia golpeando contra los cristales los mantuvo alerta, pero afortunadamente, la casa resistió sin problemas mayores.

Por la mañana, la comunidad estaba intacta. No hubo graves daños.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Gracias por Visitarnos !!