Podría generar incertidumbre para los inversionistas y afectar el crecimiento, advierte analista

CIUDAD de México (Marcrix Noticias).- De acuerdo a Renzo Merino, analista para el país en Moody’s, la sorpresiva mayoría en el Congreso del partido en el poder podría debilitar los contrapesos institucionales y aumentar la presión en el entorno para hacer negocios, el crecimiento y la capacidad de pago, indicó en entrevista.

Actualmente, México tiene una perspectiva de calificación Estable, pero el nuevo balance de riesgos podría deteriorar su calidad crediticia, afirmó Renzo Merino.

Aunque el mercado ya había anticipado el triunfo del partido gobernante en la presidencia, el resultado inesperado fue la mayoría legislativa que tendrá el partido en el próximo periodo, mencionó Merino.

El riesgo país podría aumentar rápidamente si las condiciones internas no permiten contrapesos, como lo ha sido el poder Judicial para esta administración, advirtió Merino.

En entrevista con reconocido medio, a menos de una semana de conocerse el resultado electoral que otorgó la victoria a la candidata de la coalición Morena con el Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista, y la mayoría en el Congreso, Merino comentó que estos factores podrían generar incertidumbre para los inversionistas y afectar el crecimiento.

“En la medida que se conozcan las intenciones de la actual administración y las que tiene el próximo gobierno, sobre los cambios que se implementarán con las nuevas mayorías, el mercado podrá tranquilizarse”, señaló.

Para la calificadora, es más relevante el tema fiscal y su impacto en el crecimiento económico, resaltó.

México tiene actualmente una calificación de “Baa2” con perspectiva Estable en Moody’s, que está dos escalones arriba del grado de inversión.

Merino admitió la posibilidad de revisar la perspectiva de la nota en el último trimestre del año, tras la presentación de los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) 2025 por el nuevo gobierno.

Al inicio de esta administración, México contaba con una calificación de “A3” con perspectiva Negativa en Moody’s, cuatro escalones arriba del grado de inversión. En abril de 2020, durante la pandemia, la calificación se recortó a “Baa1”, y se mantuvo por dos años con perspectiva Negativa.

Déficit más alto

Merino resaltó que sin una estrategia clara para incrementar los ingresos públicos, al cargar las obligaciones financieras de Pemex y enfrentar la rigidez del gasto, se puede prever que la consolidación fiscal de México será mucho más gradual de la anticipada por el gobierno en los Precriterios de Política Económica.

“El déficit (fiscal) de este año es mucho más alto, casi el doble de lo que se registró en la mayor parte del sexenio actual, cercano a 6% del PIB. Temas por el lado del gasto y del ingreso reducen la posibilidad de esperar un ajuste fiscal que lleve al déficit a 3% del PIB como se comprometieron en los Precriterios.”, destacó.

Moody’s espera que la consolidación será más gradual de lo presentado y advierte que la estrategia para lograr este ajuste será crucial para la calificación de México. Estiman que el déficit podría mantenerse en 4% del PIB el próximo año y aún en 2026.

De Estable a Negativa

El analista detalló que “es altamente difícil” una acción de calificación directa tras conocerse la estrategia del próximo gobierno. El procedimiento normal implica un cambio en la perspectiva de calificación de Estable a Negativa, seguido de un periodo de seis a 12 meses para decidir si se realiza un recorte.

Merino enfatizó que en este procedimiento interno, se cruzarán las elecciones presidenciales de Estados Unidos, cuyo proceso puede ser definitivo para el escenario mexicano, especialmente en el contexto de la relocalización de empresas.

Un evento extraordinario que genere deterioro más rápido de las condiciones financieras, también puede precipitar un recorte mayor, admitió.

Por Matos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Gracias por Visitarnos !!